Inicio > Instrumentos musicales, Reflexiones > Un instrumento singular…

Un instrumento singular…

Seamos sinceros: el nombre ”zanfona”, o ”zanfoña”, no vende mucho. Suena extraño, como mínimo. Y si la madurez mental de uno no llega a ciertos niveles, suena hasta gracioso.

Decir viola de rueda, o zarrabete, o gaita rabil, o zamorana, o incluso lyra mendicorum, tampoco ayuda mucho.

En mi caso, y seguramente en el de cualquier amante del instrumento en cuestión, el nombre me da exactamente igual, es más, lo respeto y todo.

Pero confieso que, cuando alguien me coge con las manos en la gubia, dando forma a la voluta del clavijero, y me hacen la mortal pregunta:

-¿que es eso que estas fabricando?

todavía me da verguenza dar el nombrecito:

-es una zanfona

-una ¿que?

-zan-fo-na

-¿sanpona?

-no, no: ZAN-FO-NA

-¿ZANFONA?¿Y ESO QUE ES?

A partir de ahí, dependiendo de la curiosidad del interesado, desmenuzo verbalmente los entresijos de esta bella obra de ingeniería medieval, o lo resumo malamente para librarme de el. Y si es de los fisonomistas, experto en encontrar parecidos, te fusilará con:

-Ah, claro. Es como un organillo,¿no?

Pum.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: